El Melón Charentais

Melón de forma esférica, con franjas verdes pronunciadas y una piel lisa o escriturada. El color de la pulpa es de color naranja muy intenso, con una suave textura que lo hace inconfundible y muy agradable al gusto. De gran aroma, su sabor es especialmente dulce y jugoso. Es un melón que requiere unas condiciones específicas de riego y abonado, así como un tratamiento especial, completamente diferente al aplicado al resto de tipos de melones. Su recolección es compleja, ya que debe realizarse diariamente al madurar muy rápidamente el producto. Presenta la particularidad de necesitar frío instantáneo después de ser recolectado para así frenar su maduración. Por ello debe ser introducido inmediatamente en cámaras frigoríficas.

Es un melón de media vida. Gracias a su reducido tamaño (0.5-1.7Kg) es ideal para su conservación en la nevera.

Historia

Sus orígenes son ambiguos, se piensa originario de India, de los desiertos iraníes o de África... Cinco siglos antes de nuestra era los egipcios ya lo cultivaban, atravesara el mediterráneo para llegar a Grecia, después a Roma, hacia el siglo I. En principio el melón era pequeño y no muy dulce, se degustaba con pimienta o vinagre como una ensalada, conforme pasaron los siglos adquirió volumen, perfume y sabor dulce, paso de ser un legumbre a ser una fruta. En el siglo XV Carlos VIII lo introducirá en Francia donde conocerá un gran éxito.