Proceso de cultivo y recolección

 

Las diferentes etapas del cultivo son las siguientes:

 

En primer lugar se realiza la selección de las variedades y la compra de las semillas.

Siembra de las semillas en semillero a fin de obtener una planta.

Preparación de las tierras: la tierra se cubre con una fina capa de plástico con objeto de conseguir numerosos beneficios para la planta.

Plantación en el campo: se coloca una planta en cada agujero del plástico con el cepellón dentro de la tierra y se riega.

La puesta bajo túnel permite crear un microclima para la planta y entonces acelerar el desarrollo de la planta a fin de poder tempranear, procediendo posteriormente a la retirada del mismo.

Polinización: se emplean métodos naturales que consigan el aporte de polen necesario para la fecundación de las flores.

Las labores durante el ciclo vegetativo son el riego, abonado y tratamiento con productos que respetan la fauna auxiliar y el medio ambiente, según necesidades.

La recolección: se efectúa a mano con el máximo cuidado posible evitando todo golpe sobre el melón, todos los días se repasan las plantas para poder recolectar el melón en su punto óptimo de madurez, se disponen en palots e inmediatamente se trasladan al almacén.

Cuando llega al almacén el melón se introduce inmediatamente en las cámaras frigoríficas para así frenar su maduración. Posteriormente se vuelca a línea, pasan por la zona de cepillado y lavado, después se realiza la selección donde sólo los melones que cumplan con los parámetros de calidad se confeccionarán en nuestras marcas "Juanjor" y "Boule de miel", además se realiza un riguroso control diario del nivel de azúcar, garantizando así un producto con un mínimo de 14ºBrix. A continuación se realiza el calibrado por peso y se envían a la línea de empaquetado donde se encajan cuidadosamente y pasan al paletizado para posteriormente introducirlos en la cámara frigorífica.